Archivo de la etiqueta: servicio renault

El servicio de post venta de Renault Clama trabaja con accesorios y repuestos originales

El servicio Renault Clama te informa sobre las características de los distintos sistemas de seguridad, en este caso activa que posee toda la gama de vehículos modernos. Intentaremos explicar el funcionamiento de alguno de ellos: ABS, ESP y ASR, EBS, BAS, EBV. Y también te brindamos consejos sobre la correcta postura de manejo.

Service Renault

Servicio de Post Venta de Renault Clama

Sistema Antibloqueo de Freno (ABS)

El sistema Antiblocking Breaking Systema (ABS) es un sistema que regula la presión hidráulico o neumática, según el sistema de frenos que lleve el vehículo, que llega a los elementos frenantes. La finalidad del sistema es evitar que lleguen a bloquearse las ruedas disminuyendo el riesgo de derrape. Cuando por una frenada de emergencia tengamos que actuar sobre el pedal de freno en un vehículo equipado con ABS, se hará pisando embrague y freno a la vez. Notaremos un temblor en el pedal, por lo que no debemos asustarnos y soltar el pedal de freno, sino, continuar presionando con firmeza.

El sistema ABS por lo general reduce la distancia de frenado permitiendo mantener en todo momento el control sobre la dirección del vehículo. Hay que tener en cuenta que a velocidades muy bajas ( inferior a 10 km/h aproximadamente) el sistema se desactiva para permitir que el sistema normal de frenado actúe y así detener el automóvil.

Solicitar turno post venta: YAMILA LAUMANN

mail: recepcionservicios@clama.com.ar

teléfono: 4505-8614 / 4505-8638

teléfono: 4505-8600 interno 8677

Lunes a viernes de 8 a 18.30 hs

Control electrónico del sistema de frenado (EBS)

El EBS es un sistema que permite realizar una frenada de emergencia en el mínimo espacio repartiendo la fuerza de frenado entre los diferentes ejes del vehículo. Proporciona estabilidad al vehículo reduciendo el peligro de accidente por vuelco. Es así como al accionar el pedal de freno los frenos reaccionan inmediata, simultánea y uniformemente.

Asistente a la frenada de emergencia (BAS)

El BAS actúa igual que un freno convencional que lleva acoplado una serie de sensores que miden la velocidad con la que se levanta el pie del acelerador y se pisa el freno. También mide la intensidad con la que se pisa el pedal de freno detectando una posible situación de emergencia. Si en una frenada de emergencia no pisamos con la suficiente fuerza el sistema aumenta dicha presión.

Distribución electrónica de la fuerza de frenado (EBV)

Regula la frenada entre el eje delantero y el trasero dependiendo de la masa que recae sobre cada uno de los ejes del vehículo. Por ejemplo, en un camión con más carga delante que detrás, al frenar los frenos delanteros tendrían más presión que los traseros. El EBV lo que hace es quitar esa presión al eje delantero y compensarla con la presión del eje trasero para que los dos ejes frenen con la misma presión.

Programa electrónico de estabilidad (ESP)

El ESP es un sistema electrónico que se encarga de detectar cualquier movimiento irregular y brusco del vehículo respecto de la dirección marcada por las ruedas. Lleva incorporado unos sensores que determinan el ángulo de giro del volante y las vueltas que se le han dado, así como la aceleración transversal y la guiñada (giro del vehículo sobre su eje vertical). Suele llevar una tecla o botón para poder desconectar el sistema.

Puede llegar a controlar cualquier inicio de subviraje o sobreviraje del vehículo, bien sea por un exceso de aceleración, por un error en la estimación de la velocidad a la que entramos en una curva o al pisar una placa de hielo. Al detectar el más mínimo indicio de perdida de dominio del vehículo el sistema utiliza selectivamente los frenos para mantener la trayectoria, pero si aún así persiste, además corta o limita el suministro de combustible para que las ruedas motrices entreguen menos potencia.

Controles de tracción (EDS-ASR)

El sistema EDS utiliza los sensores del ABS detectando cuando las ruedas de tracción patinan, bien una sola o todas las ruedas. Cuando detecta que una de las ruedas patina, manda una orden al freno para que detenga dicha rueda y así tenga más capacidad para traccionar.

Este sistema solo actúa cuando se circula a bajas velocidad, no más de 40 km/h. Sobre todo sirve para mover el vehículo cuando nos encontramos en condiciones escasas de adherencia, por ejemplo: al iniciar la marcha sobre la nieve. Se puede utilizar en los vehículos de tracción delantera.

El ASR aparte de actuar sobre el sistema de frenos como el anterior, también actúa sobre el sistema de alimentación cortando la inyección aunque sigamos acelerando. Se suele utilizar el vehículos de propulsión trasera.

¿Cual es la postura correcta para manejar?

La distancia del asiento: el asiento del conductor, está bien posicionado si las piernas quedan ligeramente estiradas al pisar los pedales. Es decir, que no se debe esforzar demasiado para poder alcanzar los pedales o necesitar hacer algún movimiento brusco para hacerlo a fondo. Ajustar el asiento muy lejos del volante también puede resultar peligroso. El campo visual se verá alterado y los tiempos de reacción también, lo ideal es mantener una distancia moderada entre el asiento y el volante.

Altura del asiento del conductor: Lo importante es poder tener una vista clara hacia adelante y hacia atrás. Cuanto más bajo vaya el asiento, mejor. Lo ideal según algunos expertos es que exista un espacio de por lo menos 5 dedos de distancia entre la cabeza y el techo del vehículo.

El respaldo: A pesar de no ser lo común, la posición ideal del respaldo es que esté lo más vertical posible. Si apoyamos la espalda completamente en el asiento y estiramos los brazos, las muñecas deben quedar apoyadas en la parte superior del volante sin problema.

El apoya cabeza: El apoya cabeza es un elemento muy subestimado y sin embargo vital a la hora de protegernos de un accidente evitando el llamado “efecto látigo”. Este debe estar colocado de manera que la cabeza se encuentre al mismo nivel sin embargo se recomienda subirlo un poco más para tener una mayor protección.

Espejos y retrovisores: El retrovisor interior, deberá ir centrado en la luneta trasera. Los espejos laterales exteriores deben ir ajustados de manera que se pueda ver el final del vehículo para así poder ver puntos muertos. Sin embargo, no debes confiar 100% en los espejos laterales, al hacer ciertas maniobras es indispensable echar un vistazo sobre su hombro para asegurarse de evitar cualquier punto muerto.

El volante: no deberá tocar en ningún momento las rodillas y al mismo tiempo debe permitir al conductor una buena visibilidad de la carretera e instrumentos del salpicadero.  Las dos manos deben ir sobre el volante sujetándolo con todos los dedos.

Posición de los pies: Los pies deberán siempre ir con los talones en el suelo y la zona plantar sobre los pedales. En los coches automáticos, el pie izquierdo deberá permanecer siempre en descanso mientras que el derecho debe mantener siempre el talón en el suelo y poder mover la parte superior libremente entre el acelerador y el freno.

Ropa cómoda: aunque parezca irrelevante, utilizar ropa cómoda es también importante a la hora de conducir. Los abrigos, los tacones, zapatos incómodos o estar descalzo, pueden interferir con la forma correcta de conducir. Evite a toda costa este tipo de vestimenta antes de subirse al asiento del conductor.

Acercate al servicio Renault Clama que nos ocupamos de brindarte soluciones rápidas y fáciles porque tu tiempo importa. Casa Central Av. Fco. Beiró 3071, Villa Devoto de lunes a viernes de 9hs a 19hs. Y sábados y domingos también abrimos en las siguientes sucursales: Av. Francisco Beiro 3443; Av. San Martin 7080 y Av. Ricardo Balbin 2960 de CABA. Nuestros teléfonos son (011) 4505-8600/8644 /8622; (011) 4501 7152 Mail: ventas@clama.com.ar. También podés contactarnos o seguirnos a través de nuestra página de facebook: https://www.facebook.com/ConcesionarioClama/.

El service de Renault Clama te informa cómo detectar el desgaste del embrague

En el service Renault Clama te informamos sobre las maneras de conocer cuando el embrague de tu vehículo está gastado. Solicita un turno para reparación o chequeo, nuestros profesionales están capacitados en las últimas tecnologías de diagnóstico y trabajamos con accesorios y repuestos originales.

service Renault

Sistema de embrague

Cada vez que utilizamos nuestro vehículo el embrague sufre un desgaste y es una pieza clave en la transmisión de la potencia del motor a las ruedas. Parte del mantenimiento del vehículo implica el cambio y revisión del embrague periódicamente, el paso de los kilómetros hace que sufra un normal desgaste por esta razón hay que controlarlo.

Un embrague puede mostrar diversos problemas en su funcionamiento; para comprobar si nuestro embrague está desgastado y necesitamos cambiarlo, hay varios síntomas a los cuales debemos estar atentos cuando conducimos nuestro vehículo.

PEDIDOS DE TURNOS Y ASESORÍAS
Asesor de servicio: FEDERICO DAMATO
mail: taller4@clama.com.ar
teléfono: 4505-8600 interno 8677

Para solicitar turno: YAMILA LAUMANN
mail: recepcionservicios@clama.com.ar
teléfono: 4505-8614 / 4505-8638
teléfono: 4505-8600 interno 8677

No es a través del kilometraje que vamos a determinar cuándo se desgasta el embrague en nuestro vehículo porque influye mucho el uso que hagamos de nuestro auto, si por ejemplo lo andamos mucho en la ciudad (arrancando y frenando), el embrague se va a desgastar con mucha más facilidad que si lo hacemos andar largos recorridos por autopista o rutas. También los vicios o malas costumbres al manejar como por ejemplo llevar el pie sobre el pedal del embrague también puede fomentar un desgaste acelerado del mismo.

El embrague patina

Cuando en general el embrague comienza a fallar por estar desgastado deja de agarrar lo suficiente y patina; para comprobar que es éste el problema y no otro basta con circular con una marcha larga es decir con bajas revoluciones y acelerar fuerte. Si notamos que las revoluciones del motor suben pero la velocidad no aumenta es que el embrague patina.

Otra manera de comprobar que el embrague patina es colocar el freno de mano con el coche parado meter una marcha larga (tercera o cuarta) e ir soltando el embrague poco a poco si el coche no se clava o tarda mucho en hacerlo es síntoma de que el embrague está gastado y patina. No conviene realizar esta prueba demasiado.

En los vehículos que son muy antiguos también puede patinar por falta de fricción. Esto se debe a que en algunos con mucha antigüedad se requería una regulación periódica del recorrido del embrague a través del pedal para asegurarse de que no existe un falso contacto entre el disco y el volante del motor, esto pasa comunmente en los coches clásicos.  

Cuando sentimos olor a quemado significa que el embrague está patinando demasiado sobre la superficie del volante motor en general aparecerá cuando iniciemos la marcha. Este olor es similar al de los frenos cuando se recalientan. Si notaste el olor no debes seguir utilizando el embrague independientemente si está gastado o no. Si está gastado y sigues usandolo vas a dañar el resto de las piezas, generando un problema mayor.

Si al pisar el pedal del embrague sientes que está más duro que de costumbre es un claro indicador de un desgaste excesivo del disco. Claro que habrá que asegurarse de que el problema no provenga del cable de accionamiento del embrague o del sistema hidráulico, según el vehículo. Si el pedal de embrague tiene poco recorrido es también un indicador de un posible desgaste del disco.

¿Qué pasaría si se nos rompe el embrague de nuestro vehículo?

Como es un elemento que se desgasta cuando el embrague llega al final de su vida útil deja de funcionar, ahora bien como para poder hacer su función roza con otras piezas, si se sigue intentando usar cuando está desgastado puede dañarlas aumentando porsupuesto luego los precios de la reparación.

Un elemento que sí puede romperse es el cable del embrague o el sistema hidráulico. Estas piezas conectan el pedal del embrague con el sistema y permiten su uso. Cuando se rompen, el pedal se hunde del todo inutilizando el coche. Por suerte cambiarlos es mucho más barato que un embrague o un volante motor.

¿Cuánto dura un embrague?

No es fácil establecer un kilometraje concreto para determinar cuándo se suele desgastar el embrague de un coche. Influyen muchos factores como el fabricante, el uso que se haga del vehículo o la forma de conducir. Aun así, lo que sí podemos decir es que, si se usa correctamente y se circula mucho por ciudad, parando y arrancando entre semáforos, el embrague no debería durar menos de 100.000 km. Una cifra normal para su desgaste podría estar en torno a los 150.000 km. Por otro lado, si usándolo bien se suele conducir casi exclusivamente por autopista, el embrague puede llegar a durar toda la vida útil del coche.