Dic 10

La berlineta Alpine A110 fue presentada originalmente en el Salón de París de 1962. Su poderosa y elegante silueta no dejaba lugar al engaño: lejos de tratarse de un automóvil para tranquilos paseos, fue concebido para ganar rallyes. Con el mismo espíritu deportivo, y para celebrar el 50 aniversario de la mítica berlineta, Renault presenta un nuevo prototipo de elevadas prestaciones dinámicas, vestido de manera impactante. La línea exterior del Alpine A110-50 redibuja el diseño original con trazos futuristas, siguiendo el nuevo lenguaje formal de Renault iniciado en el concept car DeZir.

La carrocería de carbono, elegantemente esculpida por Faster, incorpora una entrada de aire en cada flanco: la de la derecha se encarga de refrigerar la caja de velocidades y la de la izquierda el compartimiento motor. En el frontal destacan los faros de diseño afilado, unidos longitudinalmente en forma de ballesta invertida por la línea del capó delantero. En la parte trasera, acapara todas las miradas un enorme alerón trasero de aspecto alado, al que antecede una luneta tridimensional horadada que permite respirar al potente motor V6. El habitáculo de este Alpine debería ser considerado más bien como un puesto de pilotaje. El asiento del conductor, de tipo bacquet, está equipado con un arnés Sabelt. El volante, idéntico al de la Fórmula Renault 3.5 en cuanto a tecnología, se encarga de informar del estado del vehículo a través de su pantalla en color. En el apartado dinámico, el A110-50 se beneficia de la experiencia adquirida con el Mégane Trophy, del que recoge la base técnica. El rígido chasis tubular, así como el arco del habitáculo y la cruceta central del compartimiento del motor se adaptan al cuerpo bajo y ancho de este prototipo. El reparto de masas queda en 47,8% delante y 52,2% sobre el eje trasero. La batalla es idéntica a la de Mégane Trophy, con 2.625 mm. Las vías son, en cambio, ligeramente más anchas, con 1.680 mm en la parte delantera y 1.690 mm en la trasera. Las llantas de 21’’ están fijadas por una tuerca central y calzadas con neumáticos Michelin homologados para carretera. Garantizan la frenada unos discos ventilados de acero, con pinzas de 6 pistones delante y de 4 pistones detrás. Los amortiguadores Sachs, montados directamente sobre los triángulos inferiores, son regulables en compresión y expansión. La ausencia de sistema ABS y otras ayudas a la conducción dan idea de la orientación ultradeportiva de este automóvil. La aerodinámica es un aspecto clave del Alpine. Para sacar partido del efecto suelo, la parte delantera incorpora un splitter oculto en el paragolpes; mientras que, en la trasera, un difusor acelera el flujo del aire debajo del fondo plano. El alerón trasero regulable se encarga de completar el equilibrio dinámico del vehículo. El motor está basado en un bloque Renault V4Y V6 de 3.498 cc y 24 válvulas, colocado en posición central trasera, que desarrolla 400 CV. Una nueva toma de aire integrada en el techo se encarga de la alimentación del colector de admisión.

En el concesionario de Renault Argentina se podran encontrar autos usados para apreciar el confort y su diseño.

http://www.nuevorenaultsandero.com.ar/clama/conmemorando-un-mito/

\\ tags: , , ,


Leave a Reply