jun 14

Entre los cambios, se destacan: nueva radio, con disposición mas ergonómica de las entradas USB + auxiliar y nuevos detalles cromados interiores.

En el concesionario de Renault Argentina se podrán encontrar todos los modelos y también autos usados para apreciar el confort y su diseño.

a

El sedán más representativo de Renault ­incorpora nuevo equipamiento interior y exterior en toda su gama, mejorando el atractivo del modelo. Entre los cambios, se destacan: nueva radio, con disposición mas ergonómica de las entradas USB + auxiliar; nuevos detalles cromados interiores en palanca de cambios, freno de mano, volante y panel de puerta (se aplican a partir de la versión Dynamique); nuevo tablero digital (ídem Fluence GT) para las versiones Privilège MT y Privilège CVT.

Por último, nuevas llantas de aleación de 17’’ en la versión Privilège MT en coherencia con la versión Privilège CVT y GT.

http://www.renault.net.ar/retoques-para-el-renault-fluence/

abr 20

La versión más deportiva del sedá mediano de “la marca del rombo” fue presentada en el Autódromo de la Ciudad de Buenos Aires; con él, la marca coloca el modelo más rápido de producción nacional.

En el concesionario de Renault Argentina se podrán encontrar todos los modelos y también autos usados para apreciar el confort y su diseño.

Lo más importante pasa por el motor F4RT de 2.0 litros de 180 caballos de potencia y con un torque de 300 Nm. Estas cifras, le permite acelerar de “0 a 100” en 8,3” y alcanzar una velocidad máxima de 215 km/h.

Por fuera, ésta versión se diferencia del modelo convencional al introducir cambios netamente deportivos como spoilers, alerón trasero, llantas bi-tono de 17” y emblemas con las siglas “GT”. Por dentro, cuenta con butacas deportivas, velocímetros digital, identificación “GT” en el panel y apoyacabezas, zócalo de puertas exclusivo, costuras rojas en tapizado, y volante, palanca de cambios y pedalera en aluminio.

En cuanto al equipamiento, se destaca su buen nivel de seguridad activa y pasiva, ya que equipa airbags frontales, laterales y de cortina; frenos ABS con EBD y AFU; ESP y ASR. Por el lado del confort, incorpora encendido automático de balizas; cierre automático en rodaje; alerta sonora para olvido de luces encendidas y cinturón de seguridad desabrochado; plegado eléctrico de los retrovisores; sensor de lluvia, de estacionamiento trasero, y de luminosidad exterior para encendido automático de luces; computadora de a bordo; control de velocidad crucero y limitador de velocidad; navegador satelital incorporado; climatizador automático bizona; techo solar eléctrico y sistema de audio Arkamys con Mp3, USB y Buetooth.

Cabe recordar nuevamente que este Renault Fluence GT se produce en la fábrica de Santa Isabel, Córdoba, y tiene un precio de $179.000.

http://autos.cienradios.com.ar/2012/12/14/ya-se-vende-el-renault-fluence-gt/

nov 30

Desde 20.320 euros

Renault Fluence

 

Galería Renault Fluence, a fondo

  • Renault Fluence
  • Renault Fluence
  • Renault Fluence
  • Renault Fluence
  • Renault Fluence
  • Renault Fluence
  • Renault Fluence
  • Renault Fluence
Renault ha presentado lo que podríamos considerar el nuevo Renault Mégane sedán pero han querido separarlo más de sus hermanos compactos de tres y cinco puertas llamándolo Renault Fluence. Ya no es simplemente un Mégane de cuatro puertas sino una berlina generosa en dimensiones. Su presentación, cómo no, en el Salón de Frankfurt de dentro de dos semanas.

El diseño de este sedán se aleja sensiblemente del Mégane mostrando un frontal ligeramente redefinido y una silueta menos angulosa. El Fluence se crece en comparación con el sedán compacto de la anterior generación hasta alcanzar unas medidas a cortísima distancia del Laguna: 4.62 metros de largo, 1.81 metros de ancho y 1.48 metros de alto. Este crecimiento se reparte para alcanzar un interior especialmente amplio y un maletero de nada menos que 530 litros, más grande que el del comentado Laguna.

Renault afirma que el habitáculo del Fluence es el más espacioso y confortable de todos los vehículos del segmento C. Una arriesgada afirmación a pesar de que se aprecia a las leguas que el francés ha querido poner toda la carne en el asador en este aspecto. De sus cinco plazas podemos decir que a las dos primeras se le ofrece la vista del Méganecon ligeros retoques, como el indicador de velocidad analógico, y que las siguientes recogen una habitabilidad superior a la del anterior Mégane de cuatro puertas.

La apuesta por la habitabilidad queda confirmada a la vista de los pequeños detalles como los materiales e inserciones que se pueden agregar a su diseño o la refrigeración mediante salidas propias para la segunda fila de asientos. Son numerosas las casillas interiores en las que transportar objetos, con una guantera generosa con refrigeración, huecos en las puertas o en la consola central, etc. Un total de 23 litros de capacidad destinados a acomodar objetos.

En el concesionario de Renault Argentina se podran encontrar autos usados para apreciar el confort y su diseño.

http://www.nuevorenaultsandero.com.ar/clama/renault-fluence-2/

nov 06

Aunque estéticamente cueste reconocerla, la variante deportiva del sedán tiene 180 CV.

En los últimos años Renault renovó casi toda su cartera, pero le estaba faltando un poco de emoción. Por el lado aventurero subió sus acciones con los Sandero Stepway y Duster, pero aún quedaba pendiente el costado deportivo. En este aspecto, primero presentó el Megane III R.S. que es casi un purasangre y ahora el Sandero GT line. En el medio apareció el Fluence Sport, que en lugar de agregar aditamentos estéticos y no tocar la mecánica, recorrió el camino inverso, colocando un 2.0L turbo de 180 CV, y casi ninguna seña deportiva en su diseño. Aquí analizaremos si se trata de una versión más enfocada a la velocidad o de un tope de gama.

Características técnicas

El Fluence comparte plataforma con el Megane III, puntualmente con la variante familiar ofrecida en Europa, que cuenta con distancia entre ejes más larga. Esto incluye suspensiones delanteras tipo McPherson y posteriores semi independientes.

Sobre este chasis, la marca montó un nuevo 2.0L con turbo que fue desarrollado por RTA, Renault Technologies America, con un equipo de ingenieros de Argentina, Colombia, Brasil y Chile.

Renault es muy escueta con su ficha técnica y no nos cuenta mucho más que la cifra de potencia, 180 caballos a 5.500 rpm y de torque, 300 Nm a 2.250 giros. Observando la cilindrada se puede deducir que este impulsor no es el mismo 2.0L utilizado en los demás Fluence, sino que está emparentado con el cuatro cilindros 16V aplicado en el Megane III R.S..

Asociado exclusivamente a una transmisión manual de 6 cambios y con tracción delantera,la aceleración declarada por el fabricante es de 8.1 segundos para el 0 a 100 y 220 km/h de velocidad máxima.

Diseño ¿Sport o tope de gama?

Encontrar las diferencias entre este Fluence y el más equipado, Privilege CVT, es tarea de entendidos y meticulosos, ya que solo se destacan detalles como el diseño de las llantas de aleación de 17 pulgadas y las luces delanteras alimentadas por xenón y con lavafaros. El resto no parece cambiar.

Puertas adentro todo parece seguir el mismo camino, aunque con más componentes en negro, pero sin agregar costuras y otros elementos rojos, asientos más envolventes o un volante de base plana, por nombrar algunos clásicos ítems de versiones veloces. Los decorados son simples y hay cuero en butacas, volante, palanca de cambios y secciones en las contrapuertas.

Llama la atención que elementos como las bocas de aireación sean de plástico duro y brilloso restando sensación de calidad. La clásica pintura engomada o un decorado específico habrían levantado mucho el status del tablero. Se aprecian los plásticos de la parte superior del tablero, inyectados, suaves al tacto, y la construcción sólida.

Manejo

El Fluence respeta la idiosincrasia francesa y por ello la posición de manejo ofrece con una pedalera levemente alta y cercana a la butaca, mientras que el volante queda algo inclinado y un poco lejos del conductor, aun tirando al máximo de la regulación de altura y profundidad. El cuadro de instrumentos está extrañamente inclinado y utiliza el amarillo, histórico color deportivo de Renault, en lugar del rojo para agujas y zonas límite.

Respecto de la ergonomía, algunas cosas son extrañas como el control de velocidad crucero y el limitador voluntario que se controlan desde el volante, pero se encienden desde una tecla cerca del freno de mano. Se agradece que la pantalla del navegador también se utilice para controlar el estéreo, pero la correcta navegación por los menús requiere un período de adaptación. Eso sí, la música suena muy bien.

La visibilidad en general es buena, limitada en las diagonales por dos problemas que afectan a casi todos los autos modernos, los pilares delanteros gruesos y muy inclinados, y una línea de cintura excesivamente elevada. Los espejos hacen un buen trabajo y en estacionamiento siempre está la asistencia de sensores posteriores.

Ya en marcha, el turbo necesita estar cerca del punto de torque máximo o unos instantes de acelerador antes de desarrollar su potencial. A partir de este momento, el Fluence Sport va desplegando su empuje de manera progresiva, sin la clásica explosión de los motores turbo muy comprimidos, y esto se traduce en una experiencia más relajada, pero siempre veloz.

La palanca de cambios no es el mejor ejemplo de precisión y velocidad, cumple con su trabajo correctamente, lo mismo sucede con el tacto de la dirección, con poco feedback, pero correcta asistencia, bien ligera para estacionar y moverse a baja velocidad, dura cuando se acelera.

Al encarar curvas cerradas, el Fluence Sport está más cerca de sus hermanos civiles que del purasangre Megane III R.S.. Se nota que las suspensiones siguen respetando el compromiso entre confort y estabilidad, hacen un buen trabajo conteniendo el rolido, sin eliminarlo. A muy altas velocidades la trompa comienza sustentar levemente, aunque también pudo ser culpa del día levemente ventoso.

En ciudad es confortable, pero donde más se disfruta este sedán es en las rectas y curvones, donde tiene velocidad y mucho músculo para hacer sobrepasos o mantener buenos cruceros sin ruidos. En 6ª viaja a 120 km/h con 2.500 rpm, con un consumo de computadora 12.2 km/L. En ciudad es fácil mantenerse cerca del consumo declarado de 11.2 L/100 km apenas unas décimas por encima de su hermano de 140 CV.

Conclusiones

El Fluence en general es un sedán mediano que atiende el confort necesario en este tipo de vehículos de última generación. El Sport respeta este planteo, con un calibrado de las suspensiones un poco más sólido, pero lejos de la agresividad deportiva. Lo mismo sucede en el diseño, donde casi no se diferencia del modelo “convencional”. Estas características lo ubican más como un tope de línea que como una versión netamente deportiva.

En este caso hay que aplaudir a Renaultya que en lugar de crear una variante deportiva cuyo único diferencial sea estético, decidió dotarla con un motor realmente más potente. Seguramente en un futuro veamos la versión Black Edition con elementos estéticos ideales para aquellos que quieren hacer evidente el diferencial deportivo.

 

http://www.renault-clama.com.ar/renault-fluence-sport-2-0-turbo-a-prueba/

 

 

oct 22

Con hasta 200 kilómetros de autonomía y un tiempo de carga de seis a ocho horas, el Fluence Z.E. es una buena alternativa para la movilidad diaria.

Renault sigue apostando fuerte por un futuro eléctrico y presenta el Fluence Z.E., un modelo que permite afrontar sin problema trayectos tanto urbanos como por carretera con una autonomía que puede llegar a los 200 kilómetros. Se comercializan dos versiones con cambio automático con un precio inicial de 19.800 euros (que incluye la subvención del Gobierno para vehículos eléctricos) al que hay que añadir el alquiler de la batería, desde 82 euros al mes por tres años y 10.000 kilómetros anuales.

El Fluence Z.E., que tiene capacidad para cinco pasajeros y dispone de un maletero de tamaño medio, de 317 litros, monta un motor eléctrico de 95 CV de potencia con el que se puede circular con total normalidad hasta a 120 km/h de velocidad. Las baterías se recargan en unas seis a ocho horas a través del dispositivo Wallbox, o de diez a doce horas si utilizamos una toma de corriente doméstica.

El cuadro de mandos carece de cuentarrevoluciones. En su lugar, dispone de un indicador de la carga de la batería y de la demanda instantánea del vehículo. Monta de serie el equipo de navegación Carminat Tom Tom. El concesionario Renault de Argentina posee los modelos Renault para ser apreciados en su confort y diseño.

 

Fuente: http://www.nuevorenaultsandero.com.ar/clama/futuro-electrico-y-sin-humos-con-el-renault-fluence-z-e/

sep 29

Renault pondrá a la venta en España a partir del 15 de enero su nueva berlina Fluence. Este sustituto del anterior Megane sedán va dirigido a un público tradicional de clase media que valora la capacidad y el equipamiento de un automóvil que se comercialice a un precio justo. Todavía no se han definido los precios exactos de cada versión, pero ya se ha anticipado que la gama inicial del Fluenceestará entre 17.500 y 20.500 euros.

Se fabrica en la planta turca de Bursa y se venderá en 80 países.   Así las cosas, la marca francesa completará su gama media en la   que ya figuran los Megane,   Megane   Coupe y Megane   Sport Tourer. Respecto al anterior Megane de cuatro puertas, el nuevo Fluence   se diferencia más del resto de la gama, tanto por estética como   por concepción. De hecho, si bien la plataforma es la   misma que la del Megane actual, algunas piezas provienen de   otros modelos de la alianza Renault-Nissan.

La gama Fluence que estará disponible desde mediados de enero será   muy sencilla, pues únicamente estará compuesta por tres   motores y dos posibilidades de equipamiento. Eso sí, más   adelante irán llegando nuevas motorizaciones,   cajas de cambio (una nueva de doble embrague EDC)   e incluso, a medio plazo (2011), un Fluence eléctrico.   Centrándonos en las posibilidades iniciales, se encontrarán los   motores 1.5 dCi en dos tipos de evolución (85   y 105 cv) y el 1.6 16v de 110 cv; todos ellos asociados   a cajas de cambio manuales. Su equipamiento podrá ser el Expression   o el Dynamique, además de algunos elementos   opcionales.

Durante la toma de contacto con el Fluence condujimos el de gasolina y el diésel   de 105 cv. Francamente no hay color entre uno y otro, siendo mucho más   recomendable el dCi, ya no sólo por su gasto de combustible   (dos litros menos) sino por su forma de entregar de potencia. Cierto es que   tiene 5 cv menos, pero si nos fijamos en la cifra de par motor -151   Nm de gasolina frente a 240 Nm el diesel- podemos comprender la enorme   superioridad del motor dCi sobre el gasolina. El 1,6 litros 16v es una buena   mecánica para utilitarios como el Clio,   pero para coches de más de 1.200 kilos este 1.5 dCi en su versión   de 105 cv es claramente mejor.

Las cifras de prestaciones pueden no ser del todo explícitas, ya que   calcan la velocidad máxima (185 km/h) y la aceleración   de 0 a 100 km/h es favorable para el diésel por sólo tres décimas   (11,4 frente a 11,7 segundos). Pero en la práctica el empuje del efectivo   1.5 dCi le hace mucho más ágil y rápido, algo a lo que   también ayuda el cambio de seis velocidades (de cinco   en el gasolina). En consumos, los 4,5 l/100 km del Fluence 1.5 dCi   son una marca sobresaliente que le destacan frente a los 6,5 l/100 km del de   gasolina. Por último, las emisiones de CO2 también favorecen al   mismo, con 119 g/km de CO2 para uno y 155 g/km de CO2 para   otro. No sabemos la diferencia de precio exacta que habrá entre estas   dos versiones del Fluence, pero si, como todo hace indicar, rondan los 2.100   euros que existen en la gama del Megane compacto, desde luego que merece la   pena pagar esos 2.100 euros de más. Ahora bien, con el Plan 2000E   este Fluence se puede poner a un precio todavía más interesante.

Por lo que se refiere al comportamiento y la impresión general del coche,   las valoraciones que hemos hecho en anteriores pruebas del actual Megane se   pueden hacer extensivas a este Fluence. Cabe destacar de la nueva berlina   que con sus 4,62 metros de longitud y 530 litros de maletero   hace gala de una línea de gran empaque, e incluso llega   a superar en tamaño a berlinas tradicionales como el Skoda   Octavia. El Fluence es más grande y espacioso que sus rivales más   directos (Toyota   Corolla Sedán o VW   Jetta entre otros), excepto si lo comparamos al enorme Citroen   C4 Sedán.

Y por acabados, este vehículo va bastante bien dotado, pues desde el   equipamiento básico los Fluence vienen a España con control   de estabilidad, airbags de cortina, aire acondicionado y controlador/limitador   de velocidad entre otras cosas. Con el acabado Dynamique se   incluyen también las llantas de aleación de 16 pulgadas,   el climatizador, los sensores de luz y lluvia, el sensor de parking trasero,   la tarjeta manos libres, el equipo de MP3 y Bluetooth o el volante de cuero   entre otras cosas. Ya como extras figuran el navegador, la tapicería   de cuero, las llantas de 17 pulgadas o la tapicería de cuero. Finalmente,   decir que a mediados de 2010 se ofrecerá opcionalmente   el paquete Sport Way (en la galería de fotos el modelo   gris plata), la cual cuenta con llantas de 19 pulgadas y diversos elementos   aerodinámicos.

En el concesionario de Renault Argentina se podran encontrar autos usados para apreciar el confort y su diseño.

Fuente:

http://www.nuevorenaultsandero.com.ar/clama/gran-berlina-para-la-clase-media/